Visitantes y amigos de este blog

lunes, 24 de agosto de 2009

Familia Artolozaga Vite

FAMILIA ARTOLOZAGA VITE

Don Agustín Francisco Artolozaga Trascierra, originario de Yucatán, que fue presidente municipal de Pueblo Viejo, contrajo nupcias con doña María Rosalía Domínguez, la cuál era hija del señor Carlos Domínguez, del que se sabe era una de las personas que explotaban la laguna de Pueblo Viejo.
De ese matrimonio nació Enrique Artolozaga Domínguez y Carolina Elvira Artolozaga Domínguez.

Los hermanos de don Agustín Francisco Artolozaga Trascierra fueron:
Antonio Francisco Artolozaga Trascierra.
José María Artolozaga Trascierra.
Manuela Artolozaga Trascierra.

Antonio y José María Artolozaga Trascierra, muy probablemente emigraron a San Luis Potosí.
Enrique Artolozaga Domínguez se casó con Josefina Terán Gonzáles.

Los hermanos de Josefina Terán Gonzáles fueron:
José Damián Gonzáles.
Catalina Terán Gonzáles.
Juana Terán Gonzáles.
Manuel Antonio Terán Gonzáles.
Tomás Florentino Terán Gonzáles.
Rogelio Ordorico Terán Gonzáles.

Del matrimonio del señor Enrique Artolozaga Domínguez y doña Josefina Terán Gonzáles nació Agustín Artolozaga Terán.
Agustín Artolozaga Terán contrae nupcias con Rocío Griselda Vite Gonzáles.
La familia Artolozaga Vite tiene los siguientes hijos:
Golda Indira Artolozaga Vite.
Degna Isis Artolozaga Vite.
Nelson Agustín Artolozaga Vite.
Tía Concepción Domínguez.
Tía Cirila Domínguez, se casó con el señor Julián Gonzáles, que era de origen español, y tuvieron los siguientes hijos:
Antonia Gonzáles Domínguez.
Julián Gonzáles Domínguez, que se casó con Celinda Rodríguez, y tuvieron 6 hijas.
Manuel Gonzáles Domínguez, conocido como don Manolo Gonzáles Domínguez, y se casó con Elia Cantú Ochoa.
El señor Manolo Gonzáles Domínguez, se dedicó principalmente a la ganadería, y tenía un rancho en Llano Grande, correspondiente al municipio de Pueblo Viejo. (No confundir con Llano Grande, correspondiente a Tampico Alto).
El señor Manolo platicaba que fue miembro de la ganadera; vivía un español llamado Juan Rey, al que también le gustaba mucho la ganadería, que iba a herrar el ganado que estaba en el rancho de don Manolo González Domínguez, y que comentaba que le agradaba el rancho del señor Manolo, porque los corrales de manejo estaban ubicados, tal y como los tenía su papá.
El señor Manolo Gonzáles Domínguez, por los años 50, desde el pueblo, llevaba ganado hasta Hidalgo, y se iba todo el camino, montado a caballo.
El ingeniero civil Agustín Artolozaga Terán, quien nos hace el favor de relatarnos esta semblanza, continúa narrando:
Se que existió el jaripeo, que estaba en donde hoy se ubican las oficinas de teléfonos de México, y que luego se llevaban a cabo juegos de gallos, de azar y de ruleta.
Mi abuelo, don Agustín Francisco Artolozaga Trascierra, tuvo una hermana llamada Manuela Artolozaga de Zaragoza, que estaba casada con un general, y que era propietario, desde la loma, incluido el panteón, y todo hasta Tampico Alto, y también hasta Ojital.
Incluían los terrenos, de lo que se conoce como colonia o fraccionamiento San Isidro.
También era dueño de la parte de abajo del cementerio, de los terrenos que hoy son una nueva colonia.
La mayor parte de esas propiedades, las expropió el gobierno.
Siendo presidente municipal mi abuelo Agustín Francisco Artolozaga Trascierra, llegaron los carrancistas, y mi abuelo fue a Tampico en una lancha a traer a los federales, y llegaron estos y expulsaron a los carrancistas, esto sucedió tal vez en el año 1913.
El primer presidente municipal originario del pueblo, fue el señor Domingo Ramos.
Anteriormente, los mandaban de Xalapa, y es que estaba muy peleado el nombramiento municipal por el auge petrolero.
Existió una fábrica de embutidos en el pueblo, los propietarios eran la familia de apellido Grillo, la fábrica se encontraba por rumbo al cementerio.
En el pueblo, aún vive un descendiente de la familia Grillo, el cual es conocido como Chayo Grillo.
Vivió en el pueblo, la señora llamada Trini Tinoco, su domicilio se ubicaba por la calle Carranza, por las actuales oficinas del PAN.
Ella era de Michoacán, y fue la persona que ocultó al General Lázaro Cárdenas del Río, salvándole así la vida.
Después doña Trini Tinoco, cambió su domicilio, a los terrenos, donde hoy se ubica la casa de Nicolás Pérez, frente a la casa de la familia Lince.
Un familiar de ella, el señor Ernesto Armenta, vivió en esa propiedad, y posteriormente emigró a México, donde murió.
En una de las varias visitas que hizo el general Lázaro cárdenas del Río, a Pueblo Viejo, en el año 1957, y como siempre lo hacia, en lugar de quedarse en algún hotel del puerto de Tampico, prefirió hospedarse en casa de don Pablo Ferro.
Una noche se fue la luz, y llegaron corriendo a resguardarlo autoridades armadas y desenfundando para repeler cualquier posible agresión.
El general Lázaro Cárdenas del Río, les dijo:
Regrésense, si yo estoy en mi pueblo, aquí todos me quieren y me salvaguardan.
El general conoció toda la problemática del petróleo, y se cuenta que como en la zona de Mata Redonda, existían compañías petroleras de extranjeros, eran 51 compañías, de varios países, principalmente norteamericanas, y el general Lázaro Cárdenas, era apoyado en su iniciativa por el general Amaro, que estaba en Tuxpan, y así fue surgiendo el germen de la Expropiación Petrolera.
A espaldas de la escuela primaria “Expropiación Petrolera”, en las viejas instalaciones de madera de la escuela primaria “Ignacio Zaragoza” el maestro Maximiliano Navarro, conocido como el maestro Maqui ( tiene un hermano llamado Cipriano Navarro) formó un grupo de muchachos entusiastas, que deseaban aprender las técnicas del boxeo.
Fueron discípulos suyos:
Antonio García Deantes (hijo de la maestra Fe Deantes). A el le gustaba el boxeo y los caballos. Es maestro del CEUT (Centro Universitario Tamaulipeco), que antes era la Academia Díaz Mirón. Sobresalió en el boxeo y se convirtió en promotor del box.
Javier Ramos Terán (primo de quien narra esta semblanza).
Y quedan pendientes de poner en esta lista, muchos más jóvenes que fueron enseñados a boxear por el maestro Maximiliano Navarro, el cual era conocido como el maestro Maqui.
El ingeniero civil Agustín Artolozaga Terán, recuerda de sus estudios en la primaria que fue alumno de la maestra Rosa Eva Velásquez de la Garza en 6° grado.
Considera que ella daba un ejemplo muy importante de carácter.
De la maestra Victoria Herrera, rememora una anécdota que ella les contó a los alumnos:
Que siendo maestra tiempo atrás en Tantoyuca, Veracruz, en una ocasión en que había sido invitada a una comida, les sirvieron algo muy diferente a lo que estaba habituada a comer; y que a pesar de no ser de su agrado, ingirió aquel potaje.
Les explicó la maestra Victoria Herrera, que por educación hay que comerse la comida que alguien ofrece en una casa, y ¡sin gestos!
De la secundaria nocturna, recuerda a los siguientes maestros:
La directora Gloria Domínguez Zacarías.
Maestro Floyán Lizcano España.
Moisés Del Ángel Castro.
Isabel Carrizales.
Lic. Arnulfo García Maya.

El ingeniero civil Agustín Artolozaga Terán, recuerda que fueron compañeros de estudios en la secundaria nocturna:
Octaviano Molar (que hoy es ministro de un templo mormón).
Alberto Maya (primo de Octavio Molar).
María de Jesús Robles.
David Novella Domínguez (†), hijo de David Novella Domínguez y Lucinda Saldaña, y nieto de la señora Concepción Domínguez de Novella.
Isidro Cruz.
José Luis Cervantes.
Noemí Domínguez.
En el periodo 63-64, el ingeniero civil Agustín Artolozaga Terán jugó en el equipo de la secundaria nocturna del pueblo; los equipos que recuerda que jugaban eran “La Corona”, y el “Café Cuauhtemoc”, “El Batallón”, “La Secundaria” .
Siempre ganaban los equipos “La Corona” y “Café Cuauhtemoc”.
En un partido, iban empatados, “Cd. Cuauhtemoc” y “Café Cuauhtemoc”, y José Luis Wong “El Charal”, con un tiro logro que ganara “Café Cuauhtemoc”.
El “Patón” jugaba con “Café Cuauhtemoc”, también jugaban en ese equipo Héctor y Ulises Lince.
En el equipo “Corona” jugaban José Luis García, Rogelio Terán, Baltasar Acevedo.
En el equipo de la secundaria, jugaban José Luis Cervantes, Octavio Molar, un servidor (el ingeniero civil Agustín Artolozaga Terán), David Novella (+), Silvino “El Sumido”, Alberto Maya.

La familia Artolozaga Terán era y es propietaria de un extenso solar, ubicado en calle Carranza, 5 de febrero y Rivera, que cuenta con una amplia construcción, con muros de 60 cm. de ancho. Ese solar esta ubicado en una esquina, que puede decirse que está en el corazón del poblado. Ahí existió un local comercial, donde se expendía lo siguiente:
El agua purificada en botellones, “La Libertad”, así como hielo, carbón, petróleo.
Gas, se recogían a domicilio los tanques, se llevaban a llenar, y al siguiente día se les entregaba a los propietarios de aquellos cilindros de gas.
Refrescos como: El Orange Cross, Spurt Cola, Brigh, Barrilito, Canan Drayd, Mister Q, Titán.
El ingeniero civil Agustín Artolozaga Terán, narra que desde los 13 años de edad, ayudo a sus padres en el negocio del agua, del refresco, del gas.
Al termino de la secundaria, estudio en la Academia Isaac Newton, que esta en Cesar López de Lara con Rivera, y posteriormente de ahí pasa al Tecnológico de ciudad Madero, pero tuvo una enfermedad muy larga del aparato digestivo, y estuvo un año fuera, en el cual hizo el curso de Dibujo Técnico Industrial; tenia todavía la oportunidad de 1 er. Año de vocacional en el Tecnológico de Madero, pero se interesaba por la ingeniera civil y estudió la preparatoria por 3 años, en el Instituto Tecnológico de Tampico, en la colonia Águila, por la calle donde se encuentra la potabilizadora, y posteriormente paso a la UAT, y se titula de Ingeniero Civil.
Trabajo en una compañía, y posteriormente, paso a IASA (Ingenieros, Arquitectos y S.A.) que es una subsidiaria de ICA, y posteriormente pasa a formar parte de la antigua SICARTSA en 1980 (Agricultura y Recursos Hidráulicos), sufriendo esta empresa varias transformaciones y el ingeniero civil Agustín Artolozaga Terán, tuvo varios cambios de puestos, y a 28 años de haberse iniciado ahí, esta en la SAGARPA, al Distrito a la Secretaria de Desarrollo Rural # 162 “González “.
Volviendo a su narración de sus recuerdos de cuando era muy pequeño, nos dice que en el año 55, cuando el ciclón Hilda, se inundó y se tapó su casa, y duró como 8 meses para regresar el agua a su nivel.
La familia cargó en una camioneta con lo de más valor, y se fueron a vivir en una casa frente a la COMAPA.
Al regresar la familia Artolozaga Terán a su hogar, se percibía un olor penetrante a lodo, en su casa.
Por los años 60, sería en el 65 o 66, formaron un club en el pueblo, llamado “Cuauhtemoc”.
Sus socios eran jóvenes de entre 15 y 18 años de edad.
Se reunían para convivir en platicas culturales, deportivas; se interesaban por lo que ocurría en el pueblo.
Algunos de sus socios eran:
Ernesto Armenta, Pablo Morato Arreola, María de Jesús Robles, Agustín Artolozaga Terán.
Se reunían cada mes en casa de Ernesto Armenta.
También eran socios participativos, unos jóvenes conocidos en el pueblo como “los Frijolitos”, su papá era oficinista del registro civil, y uno de ellos, Alejandro, trajo la información al club de que el licenciado Ayala, dueño del restaurante “Villa Azul”, le había proporcionado las siguientes palabras con su significado especial:
TANTACHAMAL: era el lugar ubicado abajo del pueblo, por el rumbo del cementerio.
TANTAQUIVAL: era el lugar ubicado en la zona de arriba, a la altura de lo que hoy es el libramiento.
El club “Cuauhtemoc”, duró por unos 3 años.
Después se formó el club “Macondo”, este estaba formado por puros matrimonios:
Sebastián Anaya Morales y su esposa.
Luis Melo y su esposa.
Eutiquio Deantes y su esposa.
Y otros matrimonios, de los cuales escapan en este momento a la memoria.
Años después, también desapareció el club “Macondo”.
Existió otro club en el pueblo, no muy formal, que estaba integrado por futbolistas.
Había mucha unión entre sus miembros, se acompañaban en los festejos, como cumpleaños, bodas y también en los sepelios. Se notaba el compañerismo de los miembros de ese club. Tiempo después también desapareció ese club.
Posteriormente, el ingeniero civil Agustín Artolozaga Terán, fundó el Pentatlón Deportivo Universitario, el cual contó en sus inicios con 80 elementos.
Las prácticas iniciaban a las 8 de la mañana.
EL Pentatlón Deportivo Universitario, participo en el 50 aniversario del Pentatlón de Tampico. No se cobraba a los elementos del Pentatlón ni un cinco.
Por esas fechas convocaron a un campeonato de Voleibol, y que también tenía sus prácticas a las 8 de la mañana.
Fueron desertando los jóvenes del Pentatlón Deportivo Universitario, quedando al final solo 6 elementos.
No se dieron las cosas, y Pueblo Viejo se quedó sin Pentatlón.
En el año 1985 al ingeniero civil Agustín Artolozaga Terán, el gobierno municipal le otorga un puesto honorario, es decir sin paga, en la Junta de Mejoras de Pueblo Viejo.
Fue en el periodo del licenciado Eduardo Treviño Mar.
Se consiguió apoyo del Sindicato Petrolero, que es ese tiempo su líder moral era el señor Joaquín Hernández Galicia, para las siguientes obras:
Pavimentación del perímetro de la plaza de ciudad Cuauhtemoc.
Mantenimiento de la Esc. Primaria “Expropiación Petrolera”.
Mantenimiento al parque, a la iglesia; quedando todo remodelado.
Las televisoras, sacaron en su programación un reportaje donde se apreciaba como estaban las calles de nuestra comunidad estaba en ese tiempo el gobernador don Fernando Gutiérrez Barrios, y se mandaron hacer los cordones para las banquetas, y empezaron a pavimentarse las calles.
En el tiempo en que el gobernador de Veracruz era Dante Delgado Rannauro empezaron a apoyar al pueblo, y empezaron a pavimentar las calles, y se continuó en el tiempo del presidente municipal Sergio Pérez Vargas.
Platicando el ingeniero civil Agustín Artolozaga Terán un día con su tío Manolo Gonzáles Domínguez, le dice su tío que el tiene una idea de cómo aprovechar la placita que se ubica por donde está “El Camarón” y la casa de su tío Manolo Gonzáles Domínguez.
Esa placita se localiza en la calle Carranza, con la Ribera, es una calle de solo 3 cuadras.
Con una inversión a partes iguales por parte de la Junta de Mejoras y otra inversión por parte del municipio, en esa placita se instalaron juegos infantiles, como columpios, carrusel y una resbaladilla. Fue en el tiempo de la presidencia municipal del arquitecto Ángel Méndez Reyna.
Se propuso por medio de un escrito, hacer un libramiento, ya que se habían encontrado los escritos de los estudios en la Junta Local de Caminos, y se puso en manos de don Fernando Gutiérrez Barrios.
Y el arquitecto Ángel Méndez Reyna, lo hace por el camino Antiguo a Mata Redonda.
El ingeniero civil Agustín Artolozaga Terán trató de formar la asociación de Profesionistas de Pueblo Viejo, realizó una amplia convocatoria, y de un universo de más o menos unos 58 posibles miembros de la Asociación de Profesionistas de la cabecera municipal, solo acudieron unos 10 profesionistas.
Lo que anhelaba el ingeniero civil Agustín Artolozaga Terán, era realizar un trabajo de beneficio a la comunidad de manera conjunta, con interdisciplinariedad.
Les ponía el ejemplo, de que le preguntaba a un medico, ¿Qué era lo que el deseaba como doctor para Pueblo Viejo?
Respondiendo el doctor, que lógicamente lo que hacia mucha falta era un hospital, porque no había ni hay todavía.
Y el ingeniero civil le preguntaba, ¿Dónde te gustaría que estuviera ubicado?
EL doctor opinaba que donde fuera, pero que ya era algo que urgía.
Y el ingeniero civil Agustín Artolozaga Terán le respondía, ¿oye, y si lo construyen en un islote de la laguna de Pueblo Viejo?
Ante esta remotísima posibilidad, contesto el biólogo Bustamante que no era lo mas idóneo, por el alto riesgo de insalubridad por tanta humedad, y existiría el problema de cómo llegar los pacientes a ese hospital que se localizara sobre un islote.
Así con ese ejemplo, es como el ingeniero civil Agustín Artolozaga Terán explicaba la importancia de trabajar en coordinación una y otra profesión en beneficio de la comunidad pueblovejence.
Pero no logro aterrizarse ese proyecto de la Asociación de Profesionistas de Pueblo Viejo.
¿Qué faltaría? Tal vez difusión al proyecto, visión al futuro, tiempo disponible, porque recordemos que todos eran profesionistas altamente calificados en su ramo.

Leyendas, sucesos sobrenaturales y otras narraciones de Pueblo Viejo.
Cuentan que los piratas, el llamado pirata Morgan y al pirata conocido como Lorencillo, ocultaron grandes tesoros en las profundidades de la laguna y en los islotes de la laguna de Pueblo Viejo.
Que a varios pescadores, desde tiempos remotos, se les ha aparecido un personaje, de un modo muy peculiar su indumentaria, con bastón, sombrero, y pistolas de plata, y les pide que lo lleven a determinada orilla de la laguna.
Algunos dicen que pide ser llevado a la Punta de Malagana.
Cuando eran tiempos de los botes que sólo eran movidos con la fuerza de los remos, los pescadores del susto, le daban tan recio a los remos, que parecía que traían un potente motor.
Ahora, que si hablamos de bolas de lumbre que se aparecen en la laguna, pues es verdad esto. Algunos dicen, que indican el lugar donde hay un gran tesoro.
En noches de la luna llena, se ve como va avanzando aquella luminosidad por sobre la superficie de la laguna de Pueblo Viejo.
El ingeniero civil Agustín Artolozaga Terán, explica que esto tiene una base científica, que son los grandes bancos de camarones que van avanzando, y que el fosfato del cuerpo de los camarones hace que se vea ese color dorado luminoso, al reflejarse bajo el agua los camarones.
Aquí intervengo yo, para comentar, que entonces es verdad la leyenda, porque el camarón es un tesoro.
Se comenta que las avionetas, que traían la paga para los trabajadores de las compañías petroleras, salían del Moralillo, de donde antes era un basurero. Y la paga era en puras monedas de oro. Que más de algún costal se les cayó fuera de su destino, y que se pudo haber desparramado su contenido, o hasta todo un costalito, aun quedara por ahí.
Otra historia, narra que el señor Toribio de Ángel, dueño del “Ven Acá” le prestó un dinero a un señor, que tenía un restaurante y estaba pasando por una situación económicamente difícil y una noche encontró oro y alhajas en los terrenos de su restaurante, así que salio de sus apuros económicos esa persona, y se hizo rico de la noche a la mañana.

El ingeniero civil Agustín Artolozaga Terán está casado con la señora Rocío Griselda Vite Gonzáles.
Tienen esta familia 3 hijos, y son:
Golda Indira Artolozaga Vite: Ha ganado medallas en Karate, en Kumite. En Karate Do y Tai-Kuan-Do.
Degna Isis Artolozaga Vite: en la Casa de la Cultura de Pueblo Viejo, es integrante del grupo de Folklore.
Participó en la cabecera municipal, en varias colonias, como la Anahuac, 18 de Marzo.
En Pánuco, Tempoal, Tampico Alto, Ozulama, unas 2 o 3 veces en Amatlán, que es la cuna de Huapango.
También ha participado en Tuxpan y Tabasco.
Nelson Agustín Artolozaga Vite: También un deportista, participó en el campeonato Internacional de Lima Lama, en las instalaciones del Maeva.
Y en los torneos en el gimnasio “El Mexicano” de ciudad Madero, ganando medallas y trofeos en Kumite y formal.
En su bautizo, fueron sus padrinos:
Celso y Leticia. Asimismo, el obispo Rafael Gallardo y García.
El obispo Rafael Gallardo y García, tradujo un libro de San Agustín, y el día del bautizo de Nelson Agustín Artolozaga Vite, firmó su libro, dedicado a su ahijado Nelson Agustín Artolozaga Vite.

Mi esposo y yo nos despedimos de la familia Artolozaga Vite, agradeciendo sus atenciones, que nos prodigaron en las ocasiones en que visitamos su hogar.

2 comentarios:

  1. yo también me apellido artolózaga ;;

    ResponderEliminar
  2. Rufino ruiz garcia julian gonzalez garcia vinieron de España los trajo la sra Felipa bustos ala asienda del mismo nombre

    ResponderEliminar

Gracias por visitar el blog